El análisis de causa raíz

Santiago García Garrido
El ACR es una disciplina dentro de la Ingeniería del Mantenimiento que estudia y analiza siniestros, averías y hechos anormales en instalaciones industriales.
Investigación del fallo catastrófico de un motor de cogeneración.
Investigación del fallo catastrófico de un motor de cogeneración.

El Análisis de Causa Raíz (ACR) o Root Cause Analysis (RCA por sus siglas en inglés) es una disciplina dentro de la Ingeniería del Mantenimiento que estudia y analiza siniestros, averías y hechos anormales en instalaciones de todo tipo, especialmente industriales. El objetivo básico del ACR es determinar las causas que provocan los hechos no deseados analizados, tanto las subyacentes, presentes normalmente durante largos espacios de tiempo sin provocar un daño inmediato, como las desencadenantes, que son las que provocan que las consecuencias aparezcan en un momento determinado y no en otros. La determinación de unas y otras, permite , por un lado establecer responsabilidades, cuando corresponde, y por otro, determinar medidas preventivas para que los hechos estudiados no vuelvan a producirse de nuevo.

Investigación del mal funcionamiento de una instalación equipada con motores de gas.
Investigación del mal funcionamiento de una instalación equipada con motores de gas.

ACR emplea métodos científicos para establecer la causa o causas de un fallo, tanto las causas subyacentes como las desencadenantes. Las causas subyacentes son aquellas que están presentes de forma continua o muy prolongada y que favorecen o agravan la aparición o desarrollo de los fallos o hechos analizados. Las causas desencadenantes son aquellas que provocan que el fallo aparezca en un momento determinado y no en otro.
El método científico es un método de investigación usado principalmente en la producción de  conocimiento  en las  ciencias, pero que puede ser usado para otros tipos de investigaciones. Un método de investigación que se autodenomine ‘científico’ debe basarse en tres principios:
·         En la realidad y en la experiencia, es decir, en lo empírico
·         En la  medición
·         En las  pruebas de razonamiento, es decir, en la deducción
El método científico está sustentado, además, en dos pilares fundamentales:
·         La  reproducibilidad, es decir, la capacidad de repetir un determinado experimento, en cualquier lugar y por cualquier persona. Así, es fundamental en el método científico la comunicación y publicidad de los resultados obtenidos (por ej. en forma de artículo científico o de informe).
·         La  refutabilidad, es decir, que toda proposición científica tiene que ser susceptible de ser falsada o refutada (falsacionismo). Esto implica que se podrían diseñar experimentos, que en el caso de dar resultados distintos a los predichos, negarían la hipótesis puesta a prueba. A su vez, en caso de dar resultados iguales a los esperados, ayudarían a confirmar la hipótesis de trabajo.

Análisis de una fractura en el eje de una turbina de gas.
Análisis de una fractura en el eje de una turbina de gas.

El proceso de análisis de un fallo
Analizar un fallo o un funcionamiento anormal no es otra cosa que estudiar las diferentes causas que lo han provocado, facilitado o agravado, analizar las relaciones entre ellas y determinar por último las medidas que sería necesario adoptar para corregirlas o para prevenirlas en el futuro. Estos análisis se pueden hacer de forma intuitiva, con lo que se depende enormemente de los conocimientos y del rigor del técnico que realiza la investigación del fallo, o de una forma metódica que evite o dificulte que se produzcan errores de apreciación en el análisis. Es cierto que todos los análisis que se realicen pueden contener errores, pero la probabilidad de que los contengan es menor si se sigue un método riguroso que si no se sigue.
Existen diferentes métodos de investigación de averías: desde la simple intuición, hasta La metodología de investigación exhaustiva que realiza el sector aeronáutico, y por supuesto, en el método científico detallado en el punto anterior. Mientras los basados en la simple intuición y opiniones no tienen ningún fundamento científico y pueden comentarse errores en la determinación de las causas que provocan los fallos o hechos anormales, los métodos más exhaustivos siguen una serie de pasos o fases
El Análisis de Causa Raíz, ACR, se basa en una secuencia de diez pasos:
1. Recopilación de información, que puede ser a partir de todo tipo de documentos,  mediante inspección sensorial in situ con registro videofotográfico, obtención de datos registrados en sistemas de control, entrevistas con técnicos relacionados con el suceso investigado y pruebas específicas llevadas a cabo.
2. Determinación de los daños y síntomas del fallo, y la posterior realización de un inventario de daños y hechos anormales.
3. Listado de hechos significativos que pudieran estar relacionados con los daños, pero que en sí mismos no suponen ni un daño ni un hecho anormal.

Fecha:Octubre de 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...